top of page

¿ Por qué no debes tomar leche sin lactosa ?

¿Cuántas veces hemos escuchado que la lactosa es mala, o la famosa frase yo tomo leche sin lactosa porque engorda menos? ¿Como te quedarías si te digo que la leche sin lactosa en realidad lleva lactosa? ¿Qué la lactosa no va a suponer ningún problema para tu organismo? Hoy vamos a hablar sobre la leche sin lactosa y todos los mitos y desinformación que lo rodean.

Para entender este tema lo primero que debemos comprender que es la lactosa.La lactosa es azúcar natural que se encuentra en la leche, este es más complejo de digerir que otros componentes puesto que es un disacárido, es decir, se encuentra formado por 2 tipos diferentes de azúcares, la lactosa y la galactosa lo que hace su digestión más complicada para nuestro organismo.

Por este motivo nuestro cuerpo cuenta con una enzima para facilitar su digestión llamada lactasa, esta se encarga de dividir los componentes para facilitar la digestión.

¿Entonces, si es tan difícil de digerir todos deberíamos tomar productos sin lactosa? No en todos los casos, en algunas ocasiones nuestro organismo no tiene presente esta enzima, y no es capaz de asimilar la lactosa lo que se denomina intolerancia a la lactosa. Esta intolerancia aparece cuando la enzima no está en la suficiente proporción en nuestro organismo para digerir y absorber la cantidad de lactosa ingerida. Por lo tanto, por eso un yogur te puede sentar bien y la leche u otro producto peor. Existen diferentes grados de intolerancia.

El problema consiste en que la ingesta de productos sin lactosa de manera prolongada en el tiempo en personas que carecen de la intolerancia puede llevar a un deterioro en producción lactasa natural, es decir nuestro cuerpo deja de producirla puesto que ya la recibe de forma externa, lo que puede llevar a desarrollar una intolerancia a la lactosa innecesariamente a lo largo del tiempo con las náuseas, dolores y mal estar que esto conlleva, lo que se traduce a que en los casos más extremos no puedas ingerir leche, quesos o incluso yogures y helados sin tener molestias intestinales.

¿Pero qué pasa con familias tienen un tipo de leche para todos los miembros de la familia? ¿Cuántos padres compran leche sin lactosa para ellos y se la dan también a sus hijos pensado que va a ser mejor para su salud? En los casos en los que existan niños en casa es cuándo hay que extremar más la precaución, a mayor tiempo de exposición mayor será la intolerancia de estos niños al llegar a su edad adulta.

Un dato curioso, es que los productos sin lactosa llevan realmente lactosa. El proceso de eliminar la lactosa de la leche muy costoso económicamente para las empresas, por lo que simplemente se le añade la enzima lactasa para que la leche se encuentre ya pre-digerida. Esto hace que de lo contrario a lo que la gente piensa, que el valor calórico de una leche convencional al de una leche sin


lactosa sea el mismo, por lo tanto la leche sin lactosa ni engorda menos ni tampoco es más saludable. Cabe destacar que un problema intestinal con un lácteo no siempre se debe a la intolerancia a la lactosa, puede confundrise con una alergia a la proteína de la leche. No obstante, si tienes sospechas sobre que puedes ser intolerante a la lactosa lo que realmente debes hacer es someterte a una prueba de aire aspirado. De la misma manera que no tomamos pastillas para el dolor de cabeza sin tener dolor de cabeza o no tomamos insulina sin ser diabéticos no debemos tomar leche sin lactosa sin estar diagnosticados como intolerantes.


329 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page