top of page

¿Existe la postura correcta?

A pesar de las profundas creencias que existen sobre los beneficios de mantener una postura correcta, lo cierto es que las investigaciones más recientes concluyen que esta NO existe:




1. No existe una única postura correcta.

No existe una fuerte evidencia de que exista una postura óptima ni de que evitando posturas “incorrectas” vayamos a prevenir el dolor de espalda.

2. Que haya distintas posturas es un hecho en la vida, no tiene por qué ser patológico.

Existen variaciones normales en las curvaturas de la columna, y no existe una curvatura que se asocie fuertemente con el dolor. El dolor no debería atribuirse a variaciones relativamente “normales”.

3. La postura refleja tus pensamientos y estado de ánimo.

La postura puede reflejar las emociones, pensamientos y la imagen corporal de una persona. Algunas posturas se adoptan como estrategia de protección y podrían reflejar preocupaciones acerca de la vulnerabilidad del cuerpo.

4. Es seguro adoptar posturas cómodas

Explorar diferentes posturas (aunque sean aquellas comúnmente asociadas como “incorrectas”) y modificar las posturas habituales podría hacer que los síntomas se redujeran.

5. La columna vertebral robusta y puedes confiar en ella

La columna es una estructura robusta y adaptable, capaz de moverse y soportar cargas de manera segura en diferentes posturas.

6. Sentarse no es peligros

Estar sentados durante más de 30 minutos en una posición no es peligroso y no tiene por qué evitarse siempre. No obstante, moverse y cambiar de posición puede ser de ayuda. A su vez, ser físicamente activos es importante para la salud.

7. No existe la fórmula perfecta.

La evaluación de postura y de movimiento no previenen el dolor en el puesto de trabajo. La mejor manera de coger un peso está influenciada por las variaciones naturales de las curvaturas de la columna. Los consejos acerca de adoptar una postura específica o activar el core de manera consciente no están basados en la evidencia científica.



Ahora que ya sabemos esto, consejos:

1. No mantengas la misma postura durante largos periodos de tiempo, aunque esta sea la postura que identificas como “correcta”

2. Haz descansos activos: breves pausas cada hora u hora y media, de unos 5-10 minutos en las que puedes levantarte, estirar o realizar ejercicios para distintos grupos musculares.



En el próximo post te explicamos los beneficios del descanso activo y algunos ejemplos de pequeñas rutinas que puedes seguir. ¡Nos vemos en el club!




Leire Vázquez Casar

Dpto Fisioterapia metagym fitness

70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page